CINE CRÍTICAS

CRÍTICA| Los mundos de Coraline

El mundo oscuro de Henry Selick que es odiado o amado. ¿Dónde te posicionas tú? ¿Se te hace la boca agua con los zumos de frutas que le preparan a Coraline o se te para el corazón cuando la otra madre se convierte en araña?

Neil Gaiman comenzó escribiendo la novela que siete años más tarde retorcería de miedo y protagonizaría las pesadillas de los más pequeños. Con la dirección de Henry Selick, director de otras obras maestras como Pesadilla antes de Navidad (1993) o James y el melocotón gigante (1996), Los mundos de Coraline se ha convertido en todo un hito dentro de las películas de animación, fantasía y terror.

¿De que trata la película?

Coraline es una niña desbordante de imaginación y ganas de conocer, que vive en una enorme casa a la que acaba de mudarse con sus padres, un hombre y una mujer que no tienen tiempo para ella, que están todo el día trabajando pegados a la pantalla del ordenador y que ni siquiera la miran. Un día, mientras da vueltas por la casa en busca de nuevos rincones, apuntando todo lo que ve en su libreta, descubre una puerta secreta en la pared del salón. Tras insistir a su madre para que le de las llaves, y ante la indiferencia de esta, la pequeña cruza el umbral. Y lo que encuentra detrás es una réplica exacta de su casa. Los mismos muebles, las mismas habitaciones, los mismos pasillos, pero….todo diferente al mismo tiempo.

Las excentricidades comienzan cuando Coraline llega a la cocina y ve a su madre de espaldas. Esta se da la vuelta, y para la sorpresa de la niña, ¡tiene botones en lugar de ojos! Y lo mismo ocurre con su padre. Un mundo paralelo al real, donde sus “otros” padres la tratan como a una princesa. Le dedican tiempo, le cocinan los mejores platos, salen a jugar con ella al jardín y no les importa mancharse de barro. Pero poco a poco, la niña se irá dando cuenta de que ese mundo que parece tan idílico y perfecto, esconde las oscuridades más tenebrosas que se podría imaginar.

Lo mejor de la película, en mi opinión, son los personajes y el espacio en sí, el ambiente y todo lo que rodea a la trama.

Los personajes
Coraline y Wybie / Focus Features, Laika Entertainment, Pandemonium

Sin duda la mejor es Coraline, nuestra protagonista, con su pelo azul, su chubasquero amarillo y sus botas a juego. La pequeña destaca por su imaginación y su ansia de descubrir mundo, lo que la lleva a meterse en problemas desde el momento en que decide cruzar el umbral. Su relación con el pequeño Wybie es de mis favoritas porque junta a dos niños de 12 años que van descubriendo lo que es la amistad sin apenas comunicarse. Dos pequeños que encuentran acompañamiento el uno en el otro y que dejan entrever lo que realmente significa la niñez y el afecto.

¿Y qué hay de los vecinos de Coraline? Por un lado las señoritas Spink y Forcible, que desde el primer momento se convierten en el ingrediente más cómico y extravagante de la cinta. Dos mujeres que han pasado toda su vida sobre el escenario y que ahora están rodeadas de sus perros y se dedican a leer los posos del café. Y luego tenemos al señor Bobinsky, un loco y amante del circo, pero no de un circo cualquiera, de uno formado por ratones.

Los espacios y los detalles

Una de mis partes favoritas son los decorados, a cada cual más llamativo. No podría quedarme con uno solo pero si tuviera que elegir, me quedo con el jardín de la casa cuando Coraline está con los “otros” padres y la escena de la cena. Si habéis visto la película sabéis perfectamente de cual hablo.

Escena del jardín / Fuente: Focus Features, Laika Entertainment, Pandemonium

En primer lugar, el jardín. Este es completamente distinto al jardín real de la casa de la pequeña. En este caso, dentro de ese mundo idílico y perfecto, está lleno de flores y colores. Incluso las propias plantas cantan, hablan y se mueven. Y una de mis partes favoritas es cuando forman entre todas ellas la cara de la niña, repleta de luz. Es una escena muy bonita donde Coraline no sale de su asombro, y junto a su “otro” padre empieza a descubrir los secretos que esconde el jardín.

Y luego está la escena de la cena, que visualmente es preciosa. Es toda una experiencia en sí misma, que te hace la boca agua. Aparece el tren de la salsa, literalmente, la lámpara baja del techo y es un dispensador de zumo, los platos van girando ante la niña rebosantes de comida, y como broche final, la tarta, que escribe por arte de magia un mensaje de delicioso fondant.

Escena de la cena / Fuente: YouTube

Algo por lo que creo que la película se ha ganado el reconocimiento que tiene es el hecho de que está creada a través del stop-motion. Eso sí, juntando también técnicas 3D a través del ordenador. Como en todo trabajo de este tipo, tan minucioso y cuidado, trabajan muchas personas detrás. Para ello crearon varios muñecos de los personajes, así como vestuarios de los mismos. Georgina Hayns, que se encargó de esta parte, lo describe como “un talento altamente especializado”, y explica que para hacer una única prenda de vestuario se tardan al menos 3 semanas. “Tenemos una tejedora en miniatura, que en realidad es parte del gremio de artesanos en los Estados Unidos, y la encontramos en Internet.”

El personaje de Coraline cuenta con 28 títeres, y además, algo curioso es que para cada uno de los muñecos de cada personajes hay dos cabezas que muestran diferentes expresiones. Así cada uno de los animadores puede jugar con ello y contar con diferentes expresiones faciales para cada momento específico.

Detrás de las cámaras de la película / LAIKA Studios

Si te gusta Coraline y te apasionan las películas de animación no dudes en leer nuestra crítica sobre Isla de perros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: