CINE CRÍTICAS

CRÍTICA| Un asunto real

Un ejemplo perfecto de drama histórico que conjuga de forma magistral intrigas palaciegas, romance y conspiración

Las tramas de palacio ambientadas en tiempos pasados son temas recurrentes en el cine, que se retratan con mayor o menor acierto. La película de la que hoy hablamos se puede clasificar dentro de los aciertos y con nota alta.

Un asunto real (fotograma de la película)
Alicia Vikander y Mads Mikkelsen en Un asunto real. Fuente: DRTV, Film i Väst, Sveriges Television, Zentropa

Un asunto real (2012) nos traslada a la Dinamarca del siglo XVIII, donde Carolina Matilde, una joven perteneciente a la familia real inglesa, es casada con el rey de Dinamarca Cristián VII, un hombre inestable y con aparentes problemas mentales que más que ejercer como monarca es un mero títere del Consejo Real. La relación entre ambos es bastante mala, pero la situación verá cierto cambio con la llegada a la Corte de Johann Friedrich Struensee, nuevo médico personal del rey, un intelectual ilustrado alemán, que consigue mantener controlado a Cristián. A medida que crece su influencia sobre el rey, comenzará a desarollar sentimientos por la reina Carolina Matilde que son igualmente correspondidos. Juntos tratarán de introducir reformas de corte ilustrada que no serán bien vistas por el ala más conservadora de la nobleza, que tratará de restaurar el orden previo por cualquier vía.

magen de la película A Royal Affair
Fotograma de Un asunto real. Fuente: DRTV, Film i Väst, Sveriges Television, Zentropa

Con un diseño de producción de lo más exquisito y cuidado, se nos acerca una historia real que aconteció en la corte danesa a finales del siglo XVIII. Desde el vestuario, los decorados, el cuidado de la luz, los encuadres… todo ayuda a enmarcar esta trama de resultado excelente que la hace una propuesta muy estimulante e interesante, no solo desde el punto de vista estético, sino también narrativo.

Claudia Matilde narra a sus hijos, en forma de misiva, su trayectoria vital desde su partida de Inglaterra a Dinamarca, hasta sus último días en el exilio. Pese a que la historia se comienza a contar desde el punto de vista de la reina, y es quien parece dirigirla, también profundizaremos en la figura de Struenseen y, en menor medida, en la del rey.

Mads Mikkelsen en Un asunto real. Fuente: DRTV, Film i Väst, Sveriges Television, Zentropa

Remarcables son también las actuaciones de los tres intérpretes principales: Mikkel Boe Følsgaard, Alicia Vikander y Mads Mikkelsen, aunque aún más destacable es la labor de estos dos últimos, sobre los que recae la carga narrativa y emocional a la postre del primero.

Nikolaj Racel, director de la cinta, despliega con elegancia y sutileza un drama de época de lo más excelente en formas y contenido. Pese a sus casi dos horas y media de duración, el ritmo de la película no cansa. La relación amorosa de los protagonistas se enlaza de forma efectista con el entramado político, que danza entre las reformas e ideas ilustradas que emergen en Europa, traídas por Struensee, y la corte más conservadora, encallada en las ideas religiosas y los excesos de la nobleza más despota y acomodada. Una gran película que ha podido pasar desapercibida para muchos, pero que merece ser tenida en cuenta.

Tráiler de Un asunto real subtitulado

Si te interesan más películas no te pierdas Malcom y Marie.

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: