CINE CRÍTICAS

CRÍTICA| La vida es bella

Uno de los clásicos más bonitos y duros del cine de los 90, la obra maestra de Roberto Benigni que no deja a nadie indiferente pase el tiempo que pase

Una película que podría definirse dentro del género bélico, pero que va mucho más allá. Una comedia romántica, un drama, una bofetada de cruda realidad pero que permite soñar y ver la parte más bonita del ser humano. Así definiría yo La vida es bella, la obra de 1997 del italiano Roberto Benigni.

Protagonizada por el propio director, esta obra nos presenta a Guido Orefice, un judío italiano que se enamora de Dora, una profesora que está prometida con un hombre fascista llamado Rodolfo. Se podría decir que la película está dividida en dos partes. En la primera se de desarrolla la bonita historia de amor entre esta peculiar pareja, y es la parte más cómica de la película. Roberto Benigni quiso contar con su esposa, Nicoletta Braschi, para que fuese quien diera vida a Dora, por eso es que las escenas entre ellos son tan naturales. Esta primera parte está llena de color y romanticismo, aunque se nos presenta en un espacio sumido en la guerra y una Italia metida de lleno en el fascismo de Mussolini, con sus calles repletas de generales nazis y escenas terribles de racismo. Aún así cobra importancia la bonita historia de amor entre la pareja y como Guido hace todo lo posible por conquistar a la bella Dora.

Nos ha dejado escenas tan icónicas como la de “Buenos días princesa, he soñado toda la noche contigo…”, que aún en la actualidad nos permiten seguir soñando. Así como momentos muy cómicos como la escena en la que Guido está trabajando como camarero en un hotel y llega un cliente, el doctor Lessing (Horst Bucholz), del que enseguida se hace amigo y comienzan a plantearse adivinanzas el uno al otro para ver quien es capaz de resolverlas antes.

Esta parte inicial es más una comedia romántica, que podríamos decir que termina en el momento en que Dora decide abandonar a su prometido e irse con Guido. Esta escena es también muy conocida, ya que el protagonista irrumpe en la fiesta de compromiso montado en un caballo blanco y recoge a su amada ante la mirada atónita de todos los presentes.

Escena de la película

La segunda parte comienza varios años más tarde, en 1945, cuando Guido y Dora tienen su primer hijo, Giosuè (Giorgio Cantarini). El cambio se nota claramente, ya que a partir de aquí se empiezan a utilizar colores más oscuros como el negro y el azul, espacios sombríos y grises, dando a entender que todo ese mundo de “color de rosa” ha terminado.

El día del cumpleaños del pequeño, él, Guido y el tío de este, Eliseo (Giustino Durano), son detenidos únicamente por el hecho de ser judíos y trasladados a un campo de concentración. Dora, aunque no es judía, exige montarse en el tren rumbo al campo, de nuevo una muestra de amor que hace que se salten las lágrimas. Al llegar, los hombres son separados de las mujeres, y las personas mayores, entre las que se encuentra Eliseo, son enviados directamente a la cámara de gas. A partir de este momento comienza la parte más dura de la película pero al mismo tiempo (y paradójicamente) la más tierna y la que nos enseña más muestras de amor. Guido trabajará única y exclusivamente en el fin último de ocultar a su hijo la realidad de a donde han sido trasladados. Le hará ver que todo es un juego organizado para él por su cumpleaños, en el que todos participan. Le explica que ellos son prisioneros y tienen que esconderse y escapar de los guardas y generales, así irán pasando una serie de pruebas que les harán ganar o perder puntos para finalmente conseguir un gran premio: un enorme y precioso tanque. No haré spoilers porque no quiero destrozar la película a todos aquellos/as que no la hayan visto, solo garantizo que habrá lágrimas por doquier, así que, asegúrate de tener a tu lado una buena caja de clínex.

Roberto Benigni fue criticado por algunos sectores al considerar que su película era una mofa al Holocausto y una frivolización de esta etapa histórica. Desde el primer momento el director se mostró obviamente en contra de estas acusaciones y explicó que su propio padre estuvo encerrado en un campo de trabajo nazi, por lo que su fin nunca fue el de mofarse de aquella situación. Está claro que cada uno puede tener su opinión al respecto, la mía es que esta es una obra maestra que a diferencia de otras películas bélicas, refleja esta dura etapa desde los ojos de un padre que da la vida por su hijo. Los momentos cómicos y de humor negro ayudan a quitar “hierro” al asunto, pero hay que tener en cuenta que todo forma literalmente parte de un juego en el que Guido intenta salvar a su hijo y ocultarle una realidad a la que ningún niño/a tan pequeño (ni ninguna persona en general) debería enfrentarse nunca. Aún así, también hay momentos en los que el director aprovecha para mostrarnos los momentos más duros del nazismo y escenas de racismo que impactan mucho, como en la que unos generales irrumpen en una cena familiar y lanzan por el balcón a uno de los miembros que va en silla de ruedas.

La vida es bella ganó 3 Óscar: a la Mejor Película Extranjera, al Mejor Actor por Roberto Benigni, y a la Mejor Banda Sonora. Ganó también el BAFTA por Mejor Actor con Benigni, el Gran Premio del Festival de Cannes, y estuvo nominada a más de 50 premios internacionales, ganando también el Goya a la Mejor Película Europea. En cuanto a la banda sonora, esta es obra de Nicola Piovani, que ha conseguido convertirla en una de las más reconocidas a nivel internacional. Se trata de una melodía capaz de transportarte directamente a la trama, incluso de sacarte una lágrima sin quererlo. Piovani es compositor de orquesta, y de música para teatro y cine, así como un brillante pianista, pero sin duda esta es una de las obras más destacadas de su carrera.

Una de las canciones más conocidas de la banda sonora

Si eres un/a apasionado/a del cine clásico, no puedes perderte nuestro último artículo de El exorcista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: