CINE CRÍTICAS

CRÍTICA| La trinchera infinita

Una historia desgarradora sobre los conocidos como "topos" durante la Guerra Civil Española.

En 1936 estalla en España la Guerra Civil. Higinio –Antonio De la Torre– y Rosa –Belén Cuesta– son un matrimonio recién casado que pasará su “luna de miel” como nunca hubiesen imaginado. Higinio -al ser concejal republicano- se verá amenazado por escaparse de participar en el régimen. Rosa y él usarán un agujero excavado en su propia casa para poder esconder a Higinio hasta que finalice la guerra. Lo que no sabrán es que los nacionales ganarían la batalla y Franco permanecería en el régimen hasta el 1975. El matrimonio verá cómo su vida se convertirá en una trinchera infinita de la que será imposible salir.

La película cuenta la historia de los conocidos como “topos”, una serie de personas que estuvieron escondidas durante más de 30 años en refugios provisionales -en el interior de sus hogares- durante el régimen franquista. Una historia compleja e hipnótica sobre la dura vida de aquellos hombres que permanecieron escondidos y la de sus familias.

La trinchera infinita
Antonio De la Torre como Higinio en La trinchera infinita

El filme arranca con la huida de Higinio tras la llegada de los naciones al pueblo andaluz en el que reside. Los directores de esta obra audiovisual –Jon Garaño, Aitor Arregi y José Mari Goenaga– recurren a la técnica de la cámara en mano para mostrar, en distintas perspectivas, las múltiples huidas del personaje interpretado por Antonio De la Torre. La persecución hacia él genera un ritmo bastante trepidante y asfixiante, ya que además el espectador ve cuerpos de víctimas asesinadas y escucha constantemente disparos.

Uno de los aspectos más destacables de la película es que los directores no quisieron vendar los ojos al espectador sobre las terribles actuaciones que tuvieron lugar en dicha época. Las matanzas sin ningún tipo de consideración que se produjeron durante el conflicto bélico, el fascismo presente en todos los pueblos; la sangre, los disparos… permiten contextualizar a la perfección la situación vivida durante esos años, ofreciendo toda la información posible a un público dispuesto a adentrarse dentro del filme.

La trinchera infinita
Belén Cuesta y Antonio De la Torre en La Trinchera infinita

La película no solo habla del encierro de Higinio en su casa para mantenerse a salvo, sino también del encierro de su matrimonio. Es cierto que su mujer no es la que se encuentra atrincherada en el agujero, pero también se encuentra encerrada por no compartir con nadie lo que está sucediendo. Se puede ver con gran claridad la evolución del matrimonio entre ambos protagonistas. Para Rosa se convierte en una condena, ya que tiene que mentir a toda la gente cercana a ella para mantener a su marido sano y salvo.

La trinchera infinita
Belén Cuesta como Rosa en La Trinchera Infinita

Los desgastes de su relación se irán acrecentando hasta llegar a un túnel sin salida. La única esperanza que mantiene vivo a ambos es su hijo, aunque también se verá inmiscuido en la gran mentira que envuelve a la familia. Higinio se vuelve egoísta por envidiar la poca libertad que dispone su esposa del disfrute de su vida y ella, paralelamente, se siente encadenada a una persona a la que poco a poco comienza a despreciar.

La Trinchera Infinita se encuentra inundada por un conjunto de emociones y sentimientos que se van haciendo más grandes a medida que van pasando los años. Higinio tiene miedo a morir en cualquier momento; la angustia e incertidumbre por lo que pasa fuera de su casa se apoderan de él; el no tener ni una pizca de libertad de poder salir de su refugio y la culpa de haber matado a un hombre hacen que comience a obsesionarse con su monótona vida. Higinio no sabe cómo se está desarrollando la política del país, solo se preocupa por apañarse dentro del hoyo y que no le falte de nada. Toda su vida está dentro del agujero en el que se encuentra.

La trinchera infinita
Antonio De la Torre en La trinchera infinita

Es por ello que cuando se anuncia la muerte de Franco en 1975 dando paso a la transición española, él y su familia son conscientes de que por fin son libres, pero Higinio sabiendo que dispone de la libertad que no ha tenido durante mucho tiempo se siente incapaz de abandonar lo que ha sido la mayor parte de su vida, la trinchera. Tiene miedo a aceptar la nueva libertad que se le presenta y dar comienzo de nuevo a su vida.

La fotografía llevada a cabo por Javier Agirre Erauso es espectacular. Los directores han sabido cuidar la ambientación -incluyendo los acentos andaluces de los personajes-, la puesta en escena y el gran vestuario. Con respecto a la actuación de los dos protagonistas: Antonio De la Torre y Belén Cuesta, es de total admiración.

Una obra que refleja la angustia y el dolor que tuvieron que vivir muchas familias obligadas a esconder a familiares en trincheras para librarse del fusilamiento de los nacionalistas tras el golpe de estado de 1936. Un período histórico en el que España se encontraba dividida y en donde el fascismo se apoderó de muchos pueblos y de la vida de mucha gente.

Tráiler de La Trinchera Infinita

Si quieres conocer más acerca del cine español no puedes perderte nuestra última crítica dedicada a la gran obra del cineasta Amenábar.

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: