CRÍTICAS SERIES

CRÍTICA| Hotel, dulce hotel

¿Os apetece revivir un día en el Tipton con los gemelos rubitos más famosos? Si la respuesta es sí no os perdáis este artículo dedicado a Hotel, dulce hotel.

Escrito por Susana Navas

Un día más os queremos traer las mejores series, los mejores shows, las mejores comedias de situación, incluyendo siempre algunos clásicos memorables e inmejorables. Hoy quiero ponerme un poco nostálgica y recordar una de las mejores series que Disney Channel ha podido crear: Hotel, dulce hotel: Las aventuras de Zack y Cody (The Suite Life of Zack & Cody).

Cartel promocional de la serie

Esta divertida serie fue creada por  Danny Kallis y Jim Geoghan y se estrenó por primera vez el 18 de marzo de 2005 en el canal Disney Channel, con nada más y nada menos que 4 millones de espectadores. De hecho, su éxito fue tan grande que se convirtió en el estreno más exitoso para Disney Channel en 2005. Tiene 87 episodios divididos en 3 temporadas

Hotel, dulce hotel se centra en la vida de dos hermanos gemelos con 12 años: Zack Martin (Dylan Sprouse) y Cody Martin (Cole Sprouse). Ambos viven en una suite del famoso y lujoso Hotel Tipton en la ciudad Boston. Su madre Carey Martin (Kim Rhodes) soltera y separada vive con ellos en el Tipton, pues es la cantante que realiza las actuaciones del hotel. En la serie también podemos disfrutar de la presencia de personajes tan peculiares como la eterna heredera London Tipton (Brenda Song), la trabajadora de las chuches Maddie Fitzpatrick (Ashley Tisdale), el señor Moseby (Phill Lewis) gerente del hotel, entre otros.

Fotograma del Sr. Moseby

La serie, básicamente, cuenta los problemas, trastadas y planes de los dos gemelos. Y lo más importante, cómo afectan a los demás que viven o trabajan en el Tipton. En este aspecto destaca el Sr. Moseby, ya que al ser el gerente siempre acaba malparado por las travesuras de los pequeños y siempre las regaña. Esto es uno de los recursos que han utilizado en la serie para crear situaciones divertidas, los enfrentamientos entre los gemelos y Moseby son míticos. Creo que no hay un episodio en el que no se vea ninguna riña, aunque sea pequeña. El carácter de Moseby está bastante bien conseguido, porque es un tipo estricto, serio y duro, pero según van pasando episodios descubres que es más blando de lo que parece. Incluso a veces es tierno, hay escenas en las que tiene que hacer como “padre” de London a causa de la continua ausencia del señor Tipton.

Fotograma de la serie

Por otra parte, los gemelos hacen todo tipo de trastadas: desde jugar a deportes como rugby o hockey en el vestíbulo, secuestrar a un caballo (por una buena causa), o dormir en una supuesta habitación encantada del Tipton, entre muchas otras. Además de sus travesuras en el Tipton, en la serie también se recurre con frecuencia a los problemas de los chicos en su colegio la Secundaria Cheevers, convirtiéndose también en escenario habital. Allí podemos ver a Cody preocupándose por sacar notas excelentes y hacer discursos perfectos, mientras que Zack se preocupa con conseguir chicas guapas. Aprovecho para introducir que en esta serie precisamente, funciona muy bien el clásico de introducir dos protagonistas completamente opuestos. Y no son los únicos, Maddie y London no son hermanas pero también son opuestas: Maddie es inteligente, trabajadora, estudiosa y humilde; mientras que London es una niña mimada que siempre lo ha tenido todo sin su propio esfuerzo, además de ser un poco tonta. Puede que suene mal diciéndolo así, pido disculpas, pero no encuentro otra palabra mejor. Gracias a esto, un escenario que también es habitual es la escuela católica de Maddie, a la que London también tendrá que ir, y lo que no dará más que muchas risas al público.

Fotograma de la serie

También están incluídos en la serie personajes más secundarios como Esteban Ramírez (Adrian R’Mante) que es el jefe de los botones y cuyo nombre entero no voy a pronunciar porque es imposible como recordaréis; o Arwin Hawkhause (Brian Stepanek) un loco inventor que trabaja como ingeniero en el Tipton. Ambos dos también ayudan a crear graciosísimas situaciones, pues Arwin está enamorado de Carey y sus nervios le controlan cada vez que la ve o habla con ella (incluso en pequeños besos se desmaya).

Puede que sea una serie pasada de moda, pero creo ha gustado y gusta mucho. Utiliza muchos clásicos y cánones que el las comedias de situación y sitcoms de este tipo funcionan a la perfección. Además los gemelos más conocidos en el mundo audiovisual se hicieron famosos por esta serie. Incluso sacaron una secuela más tarde titulada Zack y Cody: Todos a bordo, pero si os soy sincera me gustó más la primera. Igual también puede ser porque los niños son pequeños y por lo tanto más traviesos e inocentes. Quizá uno de los éxitos sea esto, series como Stranger Things lo demuestra. Dicho esto, espero que disfrutéis de esta serie tanto como yo lo he hecho y lo sigo haciendo. Os dejo por aquí la memorable intro del programa:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: