CINE CRÍTICAS

CRÍTICA| El hoyo

Una película de esas que te deja pensando, con mal sabor de boca y con millones de dudas.
Galder Gaztelu-Urrutia / Festival de Sitges 2019

El hoyo es una película española que se estrenó el 8 de noviembre de 2019 en la plataforma de Netflix, dirigida por Galder Gaztelu-Urrutia. Se trata del debut cinematográfico de este director bilbaíno, que obtuvo 4 premios en el Festival de Sitges, entre ellos Mejor Director y Mejor Película.

La película está clasificada dentro del género de ciencia ficción y terror, incluso un tanto gore. Para aquellos que no saben de que trata, la trama se centra en un futuro distópico en el que los personajes están literalmente encerrados en un hoyo, o cárcel con formato vertical. Este está compuesto por más de 300 niveles y en cada uno de estos niveles habitan dos personas desconocidas entre ellas. Cada cierto tiempo los niveles cambian y la gente puede subir o bajar, dependiendo del azar o de su suerte. Ya empieza mal. ¿Lo peor? La comida. Los de los niveles superiores pueden comer sin problemas el banquete que cada día baja en una plataforma pero, ¿y los de los niveles más bajos? A estos no les llegan ni las migas.

No es una crítica contra los de arriba o contra los de abajo. Es una exposición de una realidad.

Palabras del guionista de la película David Desola en una entrevista con El País

Lo que más ha llamado la atención de la película ha sido sin duda alguna el final. ¡Aviso! En esta parte hay spoilers así que abstenerse aquellos que aún no la hayan visto. El final es digno de analizar y destripar, al igual que los personajes, así que allá vamos.

El hoyo juega con lo que más miedo nos da como seres humanos: la representación de la realidad, una realidad que luchamos por esconder. Esto lo transmiten a través de un sistema de poder que nunca se llega a conocer, un funcionamiento de la sociedad que los personajes se cuestionan, diferencias de clases, injusticia continua etc La vida misma vaya…

El protagonista, Goreng, al que da vida el maravilloso Iván Massagué se despierta dentro del hoyo sin entender el por qué. Cuando la trama va avanzando, nos muestran con el uso de flahbacks que fue el propio Goreng quien decidió entrar voluntariamente, con el objetivo de conseguir un diploma de acreditación tras 6 meses dentro de la cárcel vertical, algo que ni él mismo recordaba (a saber que le hicieron para borrar eso de su memoria). Lo importante es que Goreng empieza a cuestionarse el funcionamiento del hoyo y las injusticias que allí tienen lugar. Son muy importantes los compañeros de nivel, o celda (como cada uno quiera verlo) porque cada uno de ellos aporta algo a la trama, enseña algo al protagonista y además representan algo.

Trimagasi

Trimagasi, el anciano que acompaña al protagonista durante el primer tramo, está interpretado por Zorion Eguileor y representa el status quo. Haría referencia al estado de las cosas, es decir ‘las cosas son así y no cambiarán’. Este personaje es quien enseña a Goreng como funciona el hoyo, le enseña también a no hablar a las personas de niveles superiores y sobre todo a aceptar su condición y no tratar de cambiarla. Es una persona un tanto despreciable que ha aceptado a lo que se enfrenta y no intenta cambiarlo, es más, se aprovecha de ello y cuando está en un nivel superior desprecia a los que están abajo.

Una de las teorías es que el anciano representa a Dios. Parece que tiene las respuestas a absolutamente todo, aunque en ocasiones no quiera compartirlas, y siempre está hablando de la conciencia de Goreng como si pudiera leerla o la conociera más que el propio Goreng.

Imoguiri

El siguiente compañero de nivel es una mujer con un perro llamada Imoguiri, un personaje de lo más extraño desde el primer minuto. Interpretada por Antonia San Juan, esta mujer no tiene ni la más mínima idea de como funciona el hoyo. Más tarde descubriremos que trabaja para la administración creadora, por ello siempre está hablando de la importancia de confiar en la ley y la justicia para que el lugar funcione. Tiene esperanzas en el hoyo, que ella misma ha ayudado a crear. Aunque no sabe como funciona, tratará de que la ‘experiencia’ sea lo más cómoda posible y por ello intenta que la gente comparta y racione la comida adecuadamente para que llegue a todos. Su estrategia no funciona, como era de esperar, ya que en el hoyo siempre gana la avaricia, la codicia y la tiranía.

Baharat

El último personaje con el que coincide Goreng es Baharat, interpretado por Emilio Buale. Este tratará de pedir ayuda a los del nivel superior, que se ríen de él, le menosprecian y ridiculizan. Esto claramente representa el racismo y la intolerancia de nuestra sociedad, así como los prejucios en cuanto a la raza, creencias y religión. Es uno de los únicos personajes, junto a Goreng, que permiten creer que aún queda gente buena y con ganas de cambiar las injusticias en el mundo.

Miharu

También creo que es importante destacar otro personaje, que aunque no es de los principales y tampoco comparte nivel con Goreng en ningún momento, es clave en la historia, aunque eso no se sabe hasta el final. Miharu (Alexandra Masangkay) es una mujer que representa la locura. Totalmente ida, busca a su hija desesperadamente, y cada día baja subida en la plataforma de la comida esperando poder llegar al último nivel (o a alguno cualquiera) y encontrar a su niña y poder llevarle comida para que sobreviva.

¿Y el final? Si, si, ya vamos.

Goreng y Bahart deciden tomarse la justicia por su mano. Esta unión entre los dos personajes es muy bonita, después de haber sufrido tanto, la esperanza sobresale por encima del resto. Su plan es llegar hasta el final del hoyo para ir informando a los usuarios de cada nivel que deben distribuir la comida y comer con conciencia. En algún momento tendrán que usar la violencia con aquellos que se resisten, pero el mensaje de que la unión hace la fuerza se hace valer aquí más que nunca, y juntos consiguen alterar el funcionamiento y el orden del hoyo y hacer llegar un mensaje a la administración. Aún así nace una duda, ¿el fin justifica los medios? Porque una cosa está clara, su intención de llevar comida a los últimos niveles es buena, pero ¿y la brutal violencia que llevan a cabo para conseguirlo?

Frase de la película

En uno de los niveles, entre todo el caos de la plataforma de la comida. Platos y vasos rotos, huesos, restos… encuentran una panna cotta intacta. Ambos creerán que ese es el mensaje que necesitan hacer llegar a la Administración. Hacerles saber que uno de sus alimentos no ha sido ingerido, como símbolo de revolución, de que aún están vivos y tienen esperanza; y además quieren ser escuchados.

Aquí llega la incógnita, lo que dejó a los espectadores con dudas. Cuando por fin llegan al último nivel se encuentran con una niña. La niña está intacta, perfectamente cuidada y por lo que se ve, bien alimentada también. Aquí se piensa -o por lo menos es la teoría más lógica- que esta niña es hija de Miharu, y que su madre no estaba loca, sí que tenía una hija metida en el hoyo, y consiguió cuidarla y llevarle comida bajando cada día en la plataforma y arriesgando su vida por amor.

Es en este momento cuando Goreng se da cuenta de que el verdadero mensaje no es la panna cotta, si no la niña. ¿Por qué? En primer lugar a los niños se les representa como símbolo de pureza, esperanza, inocencia; y este es el mensaje que quieren hacer llegar hasta la administración. De que aún ven un futuro y no van a cesar hasta encontrarlo. Estas emociones de empatía y esperanza son las que al final prevalecen.

Muchos nos preguntamos al acabar la película si la niña es real, ya que hay en muchos momentos donde se dice que la administración no permitía entrar a niños menores de 16 años al hoyo. Hay otras teorías que dicen que es una imaginación de Goreng, que ya está en sus últimas y antes de morir quiere creer que hay esperanzas de futuro y por eso se imagina a una niña impecable en la que el hoyo no ha dejado mella. Y también nos preguntamos si el personaje de Goreng muere, aunque creo que pensándolo detenidamente es obvio que sí.

Tráiler oficial de la película

Si eres un/a amante del terror no te pierdas nuestra crítica de Insidious.

2 comentarios

  1. Pingback: CRÍTICA| Adú

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: