CRÍTICAS SERIES

CRÍTICA| Sex Education

Definida como una joya para comprender el sexo + el amor. ¡No te la pierdas!

Una de las series más exitosas y revolucionarias del 2019. ¿Qué por qué? Muy fácil. Empecemos por el principio. Tal y como lo dice el título, Sex Education trata el tema de la sexualidad adolescente sin ningún tipo de tabú. Se habla de ello como un elemento inseparable al individuo que hace definirle tal y como es en la sociedad actual. Aborda los cambios sexuales que protagonizan los personajes principales con humor y con cierto aprendizaje.

Sex Education
Asa Butterfield y Gillian Anderson

La serie da respuesta a todas las preguntas e inseguridades que viven los adolescentes en un entorno lleno de diversidad sexual. Otis (Asa Butterfield) es un chico que ha convivido prácticamente desde su niñez con la educación sexual, ya que su madre Jean (Gillian Anderson) es terapeuta sexual. Otis quiere descubrirse a sí mismo, pero la situación le incomoda al tener una experta en este área en su casa. Es por ello que se siente ayudado por su mejor amigo Eric (Ncuti Gatwa), quien -tras descubrir su identidad “queer”- no para de explorarse y conocerse. Maeve (Emma Mackey) se une a la pareja de amigos ofreciendo a Otis empezar un negocio con ánimo de lucro, basado en dar consejos sexuales a quien tenga problemas con sus relaciones.

A partir de este momento es cuando la serie se cobra de vida al tratar todas las historias que viven los adolescentes, pasando por temáticas como el aborto y el bullying, además de las complejas relaciones que se viven en las familias. Además, la creadora de esta serie británica –Laurie Nunn– quería aportar una nueva perspectiva dando una mayor diversidad a lo racial, lo corporal, lo sexual… tal y cómo comenta ella. Uno de los objetivos de dicha creación audiovisual es que para mantener relaciones sexuales es importante conocerse, tanto a uno mismo como a su cuerpo, sin miedo a explorar y experimentar. Saber cómo te sientes.

Es cierto que la serie juega con muchos tópicos en la construcción de los personajes, pero no de manera inmoralizante. Véase el personaje principal, Otis. Solo juzgando por su físico podríamos considerarle un chico de apariencia pálida y flacucha, con una personalidad abordada por la timidez y con objetivos claros en cuanto al sexo y mujeres. Pero conociéndole, sabemos que Otis va más allá de todo lo mencionado. Es un chico que siempre se esfuerza por ser mejor. Otro ejemplo es Eric, un personaje al que se le encasilla del mejor amigo gay, pero que acaba cobrando una dimensión mucho más amplia. Un chico que se gusta a sí mismo y que a pesar de sufrir acoso en el instituto no le impide perder su esencia.

Sex Education
Ncuti Gatwa

Aparte de la temática sexual palpable en la serie se aborda la diversidad LGTBI. Una de las escenas más dolorosas es la agresión homófoba que sufre Eric en la carretera, al ir vestido de mujer para asistir a un concierto de Hedwig and the angry inch. Lo que destaca del personaje de Eric es que no se da por vencido, independientemente del mundo violento en el que vive y de los golpes que se lleva por el camino. Nada le va impedir dejar de ser quién es.

El feminismo también está muy presente y no solo puesto en boca de Maeve. Otis por ejemplo, después de haber tenido un sueño erótico con Maeve le preocupa estar cosificándola en su cabeza. O el personaje de Aimee (Aimee Lou Wood) que protagoniza un gran arco de transformación feminista. De ser la típica chica popular por encajar en el instituto con muchos prejuicios a convertirse en una mujer empoderada. Ese empoderamiento lo consigue al darse cuenta de un aspecto machista y delirante que vive en el autobús dirección al instituto. Aimee al principio no es consciente de la situación hasta que vive una de las escenas más feministas de la serie cuando ella, Maeve y una serie de chicas del instituto comparten entre ellas todos los momentos denigrantes e incómodos que han tenido que vivir en presencia de hombres.

Sex Education
Aimee Lou Wood y Emma Mackey

Lo que hace maravillosa a la serie es la forma en la que aborda todos estos temas con libertad, de forma serena y seria y teñida con tonos cómicos. Refleja la importancia y lo necesaria que es una figura especializada en todo este campo (como es la madre de Otis cuando trabaja de terapeuta sexual en el colegio) para eliminar ese estigma creado hacia la sexualidad. Debe dejar de considerarse un asunto con tanto tabú y poder hablar de ello de manera natural, que cualquier persona pueda preguntar sin avergonzarse.

Además, la estética, el guion, la dirección, el reparto… se merece un 10. La tercera temporada ya está en camino y solo me queda mencionar el increíble lema de Laurie Nunn sobre esta serie: el futuro será feminista, ‘queer’ y tolerante, o no será.

¿Te ha gustado esta crítica? No te pierdas la dedicada a Jane the Virgin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: