CINE CRÍTICAS

CRÍTICA| Dirty Dancing

Una bonita historia de baile y amor entre dos jóvenes. ¿No has querido nunca aprender a bailar tras ver cómo se movían en el escenario Baby y Johnny? Respondemos con un claro sí. ¡Un clásico que no puede faltar!

Dirty Dancing (1987) marcó a toda una generación. Escrita por Eleanor Bergstein y dirigida por Emile Ardolino cuenta la historia de amor y de baile que viven Baby (Jennifer Grey) y Johnny (Patrick Swayze), trabajador del hotel en el que veranea la familia de Baby. El amor entre estos dos jóvenes muestra una de las grandes diferencias sociales que refleja la película entre la clientela y los trabajadores del hotel. 

Película Dirty Dancing
Jennifer Grey Patrick Swayze en Dirty Dancing

Tras verse fascinada por el ambiente de gente no perteneciente a su clase social el personaje de Baby protagoniza un proceso personal de transformación, al enfrentarse a los privilegios que le ofrece su entorno y a las expectativas que su padre tenía depositadas en ella. Se puede ver como la protagonista pone fin a esas imposiciones patriarcales que la siguen constantemente y como acaba, de forma clara y rotunda, con la autoridad que ejerce su padre sobre ella.

El baile es otro de los protagonistas claros en esta película. A través de él los y las adolescentes expresan lo que sienten moviéndose y juntando sus caderas. Un baile que expresa la sexualidad que viven unos con otros. Johnny es el personaje que más destaca por su forma de moverse y bailar. Es el profesor de baile y se dedica a ofrecer, a la clientela del hotel, espectáculos con su compañera Penny.

Dirty Dancing

Este personaje, frente a la masculinidad patriarcal que solían presentar los chicos protagonistas en este tipo de películas, es sensible y tierno. Rompe con todos los mandatos impuestos en la sociedad al no conformarse con un trabajo sustentador y decidir seguir bailando libremente. Es un personaje que se responsabiliza y encarga de la situación que vive su compañera Penny tras abortar de forma clandestina, tema polémico que en un principio quería suprimirse, hecho que no ocurrió debido a la negativa de la guionista.

Película Dirty Dancing
Patrick Swayze en Dirty Dancing

En un principio nadie apostaba por esta película. Luego pudimos ver cómo se convirtió en un gran clásico audiovisual del cine romántico, en un taquillazo musical y adolescente por sus increíbles números de baile y por una banda sonora catalogada como una de las más vendidas de la historia. Canciones que recordamos y cantamos con gran emoción, como (I´ve had) The Time Of My Live – la cual fue galardonada con un Globo de Oro y un Óscar-; Be my baby; She´s like the Wind o Hungry eyes, entre otras.

Dirty Dancing

Un aspecto curioso y difícil olvido para la protagonista era el célebre salto del baile final. Jennifer Grey se negaba a practicarlo durante el rodaje de la película ya que le daba mucho miedo. Hasta que no se grabó la escena en particular la actriz no se atrevía a practicarlo.

Película Dirty Dancing
Paso de baile final en Dirty Dancing

Tras el auge alcanzado por esta película existe una segunda parte denominada Dirty Dancing 2, estrenada en el año 2004 y ambientada en La Habana. Actualmente se está representado el musical de la película por todo el mundo, escrito también por Eleanor Bergstein.

1 comentario

  1. Pingback: Grease

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: