CINE CRÍTICAS

CRÍTICA| La vida de Brian

Considerada por muchos como la mejor comedia de todos los tiempos, la obra de los Monty Phyton es una maravilla digna de ver una y otra vez. ¿Tú a quien sigues, a los de la calabaza o a los de la sandalia?

La vida de Brian. La obra por antonomasia de los Monty Phyton cumplió el pasado 2019 cuarenta años. Aún, viéndola ahora, no envejece. Sin duda si te dispones a verla tienes la risa asegurada. La gran parodia de la vida de Jesucristo, no exenta de polémica, es una gran obra maestra.

La historia nos sitúa en la Palestina de la época de Cristo. Durante la cinta seguiremos las aventuras de un hombre común llamado Brian, hijo bastardo de un soldado romano y una judía. La película nos muestra muchas de las situaciones vividas por Cristo que se narran en la biblia, pero en tono de comedia y protagonizadas por Brian, que lleva una vida paralela a la del Hijo de Dios. Por su camino, Brian será confundido con el Mesías, se unirá a un grupo revolucionario y acabará siendo crucificado (como no).

Brian
Graham Chapman como Brian en La Vida de Brian

La cinta está dirigida por Terry Jones y escrita por el grupo de comedia británico Monty Phyton compuesto por Terry Jones, Terry Gilliam, Eric Idle, John Cleese, Michael Palin y Graham Chapman. Se estrenó en 1979 en países como Reino Unido, EE. UU. o Suecia, mientras que en otros países como Noruega o Irlanda se prohibió. No exenta de polémica, hubo grandes manifestaciones en contra de la cinta. Estas propuestas, en lugar de disminuir el número de espectadores hicieron que las cifras en la taquilla fueran muy beneficiosas. En el caso de España, se estrenó en 1980 subtitulada y con clasificación para mayores de 18 años. A pesar de ello, fue la quinta película más taquillera en 1980 en España.

Escena en VO de la lapidación en La Vida de Brian (1979)

Pero no solo en su estreno, la cinta ya comenzó con mal pie. Antes de empezar el rodaje, el presidente de EMI Films leyó el guion de la película y se negó a financiarla (gran error). Sería gracias al ex-Beatle, George Harrison (amigo de los Monty Phytons) que se conseguiría desarrollar el proyecto. El músico tuvo que crear su propia productora y hasta hipotecar su casa, pues se dice que lo que Harrison quería era ver esa película. El propio Eric Idle dijo que era “el precio más alto que ha pagado nadie por una entrada de cine” (aún así se lo agradecemos a George Harrison).

La razón por la que no escogieron retratar directamente a Cristo sino a Brian lo cuenta Eric Idle en su autobiografía: “Jesucristo no es un personaje especialmente gracioso, uno no puede mofarse así como así de lo que dijo porque su discurso no estaba mal y no es un buen tema para el cachondeo. Fue entonces cuando a alguien se le ocurrió la historia del personaje a quien confunden con un Mesías y esa fue la chispa que nos faltaba” (y así nació Brian en un portal de Belén).

Nacimiento Brian
Nacimiento de Brian en La Vida de Brian

Aún así, y pese a todo lo accidentado que pudo resultar crear esta gran obra, la película nos muestra un guion descabellado, una historia entretenidísima y unas actuaciones desternillantes. Desde Brian como protagonista, pasando por su madre (magnífico Terry Jones), el Frente Popular de Judea y Judaico Popular hasta llegar al gran “Pijus Magníficus” y otros muchos personajes más que tiene que conocer el protagonista hasta llegar a su final.

Frente Popular de Judea
Frente Popular de Judea de La Vida de Brian

Además la película deja algunas escenas que te dejarán con dolor de tripa, y no digo por el mal cuerpo, sino por no parar de reír. Desde la aparición del escuadrón suicida, pasando por los debates del Frente Popular de Judea (que no es lo mismo que el Frente Judaico Popular, por favor, no confundir) o el pobre ex-leproso, hasta la icónica escena de la lapidación.

La Vida de Brian

Otro aspecto que no pasa desapercibido son los créditos creados por Terry Jones, un despliegue de imaginación maravilloso. La cinta no podía contar con mejor carta de presentación recreando la arquitectura romana de la época. Además, dicha creación también serviría para hacer el póster de la película (con un estilo a lo Ben-Hur).

Sin duda, la obra de los Monty Pythons es fantástica, desternillante y endiabladamente entretenida. Apta para cualquier momento en el que te apetezca no para de reír o, si estás triste y de bajón, nada mejor para levantarte el ánimo. Por que sí amigos, siempre hay que mirar al lado brillante de la vida (always look on the bright side of life, tiri tiri tiri tiri…) .

Trailer en VO de La Vida de Brian

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: