CRÍTICAS SERIES

CRÍTICA| Once Upon a Time

¿Sigues soñando con conocer a los Siete Enanitos, derrotar al dragón del castillo y aprender a hacer magia con Merlín? Si la respuesta es "pues claro", esta es tu serie.

Once Upon a Time es una serie estadounidense de fantasía y drama que se estrenó en octubre de 2011 y finalizó en 2018. Desde su estreno, llamó mucho la atención entre el público debido a la original trama que presenta junto a su lograda estética fantasiosa .

La serie se sitúa en la ciudad ficticia de Storybrooke. Los habitantes de la pequeña ciudad son los personajes de los cuentos clásicos (Blancanieves y los siete enanitos, La Cenicienta, Ricitos de Oro…), que, por obra de una maldición de la Reina Malvada, han sido encerrados en esa ciudad, y no recuerdan quiénes son. 

Once Upon a Time
Cartel publicitario de Once Upon a Time

Emma Swan (Jennifer Morrison), una mujer solitaria que trabaja como cazarrecompensas, es la protagonista de esta historia. Emma llega a Storybrooke tras encontrarse con un niño de 10 años llamado Henry (Jared S. Glimore), que asegura ser su hijo, y que le pide que por favor le lleve de vuelta a su casa (la misteriosa ciudad). Allí, la escéptica cazarrecompensas empezará a sospechar que algo raro ocurre en la ciudad, lo que llevará a que decida instalarse allí durante un tiempo. 

Tal y como han afirmado Adam Horowitz y Edward Kitsis, creadores de la serie, el propósito de esta historia es contar qué pasa después del “vivieron felices y comieron perdices” de los cuentos. ¿Qué es del matrimonio de Blancanieves y el Príncipe Encantador? Pero sobretodo, ¿cómo lleva la Reina Malvada vivir en ese mundo de colorines y pajaritos cantando? Para resolver estas incógnitas, los creadores deciden transportar la historia al mundo real: sin magia y sin milagros del amor verdadero (aunque este último punto no sea del todo cierto). 

Once Upon a Time es una serie que, pese a estar camuflada como una historia de fantasía , narra un cuento que gira entorno a un sentimiento: el amor. El amor de Emma por su hijo, de la Reina Malvada por su hijo adoptivo, de Emma por el Capitán Garfio, del Sr.Gold por Bella y de otros muchos personajes que van apareciendo a lo largo de las siete temporadas de la serie. Once Upon a Time consigue una trama adictiva pero con un grado de profundidad muy elevado, mostrando que nada es lo que parece, y dotando a todos y cada uno de los personajes de personalidades complejas, que hacen que sea muy complicado – por no decir imposible – calificarles como “buenos” o “malos”. 

Bien es sabido que un héroe vale lo que vale su villano, y en esta historia los personajes antagonistas son probablemente los más completos, complejos e interesantes. Tanto la Reina Malvada como el Sr. Gold – a los que en un principio se presenta como “malos malísimos”- tienen un pasado dramático que justifica perfectamente su actitud reprochable, así como sus momentos de sensibilidad y buenas acciones. Las maravillosas actuaciones de Lana Parrilla y Robert Carlyle unidas a la impecable composición de los personajes ayudan a sacar adelante una trama enrevesada llena de giros de acción, tomas de decisiones moralmente reprochables y actos valerosos llevados a cabo por los antagonistas.

Una serie única, diferente, divertida, profunda e hipnótica. Once Upon a Time rompió con los estándares establecidos, convirtiéndose en esa oda a la nostalgia de la infancia y los cuentos, pero tratándolos a su vez desde una perspectiva madura y reflexiva. Es, sin duda alguna, una serie que se podría resumir en dos palabras: “im-presionante”.

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: